ciclismo portada

Un masaje para culminar una jornada ciclista

Esta tarde has podido salir antes; has cogido la bici, has subido a Collserola y te has empapado de las magnificas vistas de Barcelona. Buena forma de cargar pilas para lo que queda de semana.

De vuelta a casa has aparcado la bicicleta en tu parking de la Fábrica Letmespace. Has hecho los estiramientos que te enseñaron y te has metido en la ducha. ¡Bien!, has aprovechado la tarde, ¿qué tal un masaje antes de caer muerto en la cama?

collserola

Método para prevenir lesiones

Aparte de placentero, el masaje manual es una acción que permite volver a la normalidad ablandando la musculatura, consigue eliminar toxinas y recuperar la elasticidad de tendones y articulaciones. Es cierto que el ciclismo es uno de los deportes en el que más gasto muscular se padece; pero la rutina de finalizar con un masaje la podemos aplicar en la practica de cualquier deporte. De este modo disminuiremos considerablemente el riesgo de lesión.

El secreto de un buen masaje está en las manos.

Vamos a confiar en nuestras manos para darnos el masaje nosotros mismos.
Podemos aprovechar que estamos en la ducha para darnos el automasaje con el gel de baño. O si se prefiere nos podemos tumbar en el sofá o en la cama y una vez allí empezamos; eso sí, volveremos a empaparnos con crema hidratante o con aceite corporal.

Amasar, friccionar, rodar y presionar

En la maniobra de amasamiento se agarra el músculo y se suelta llenando la palma de la mano.

En las fricciones deslizamos por diferentes partes de las piernas nuestras manos, cambiando continuamente la dirección.

En los rodamientos se moviliza la musculatura contactando con la posición estática de las manos.

En las presiones nos ayudaremos con una pelota pequeña para masajes, haciendo una presión adecuada en los puntos dónde notemos más carga muscular.

Young Man Enjoying Massage At Spa

Hay que tener claro que los masajes son para relajar la musculatura, y que por lo tanto nosotros debemos estar también relajados y tomarnos el tiempo suficiente. A un ritmo calmado y lento, un automasaje de piernas nos puede llevar 7 o 8 minutos.

Listo, mañana te levantaras con toda la fuerza y energía para sacar otra vez tu bici del parking de la Fábrica Letmespace, y disfrutar otra vez a dos ruedas.

¿Te gusta? Compártelo
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.